jueves, 26 de febrero de 2009

Salvavidas del empleo

El Informador, jueves 26 de febrero, 2009.

Mientras que se inician los grandes proyectos de infraestructura, Felipe Calderón anunció un programa que busca dar empleos temporales a más de 250 mil personas. No es mala idea empezar con las zonas arqueológicas que requieren mantenimiento, ni apoyar con mano de obra a esas labores de interés social que les permita a las poblaciones segregadas mejorar su ámbito. Nada mal volver a promover los caminos de mano de obra, como aquellos que impulsó Luis Echeverría en los años 70’s, un programa que tuve la oportunidad de ver en detalle en la zona de Chiapas, acompañando al fotógrafo del National Geographic que IBM había contratado para hacer una campaña internacional, pues la SCT lo administraba desde la ciudad de México con computadoras IBM, como las que había en sus oficinas centrales.

El problema que puede observar en medio de las selvas majestuosas, mientras iban avanzando los caminos de terracería, amplios y bien diseñados, era el que enfrentaban los capataces con la mano de obra contratada para hacer el camino: la mano de obra era de los tzoziles de la región que estaban totalmente alcoholizados y que no tardaban en recibir su raya semanal para irse directo a comprar, vaya usted a saber qué clase de mezcal, para ponerse hasta atrás y sin luces. La idea original que era apoyar a la creación de empleos en estas zonas tan castigadas como esa región selvática de Chiapas, quedaba arruinada por esta decadencia sociales. Cuando tomaron la decisión de pagarles la raya a las mujeres de los trabajadores, por tantito se enfrentaban a un levantamiento, pues con tal de defender su alcoholismo, acudían a defender los hábitos y costumbres indígenas y, de esa manera, lo bueno del programa se convirtió en un infierno.

Tal parece que los programas de esta naturaleza tiene su Némesis y, aunque no va a resolver por completo el problema del desempleo, el programa recién anunciado es un salvavidas temporal, aunque esta temporalidad sea relativa y limitada, seguro que va a ayudar un poco a pasar el temporal y la crisis y aquellos que trabajen en estas tareas deberían de pensar en el «sólo por hoy», y llevarla como se llevan algunas cosas en esta vida y, cuando termine en ese programa, buscar el siguiente en la región o en donde sea, con tal de poder flotar y seguir la corriente sobre las aguas turbulentas del desempleo.

Dentro de los conceptos económicos, no cabe duda que el empleo es un elemento fundamental para la estabilidad personal y social, pues nada puede ser más destructor que el desempleo. Nada tan peligroso para la seguridad como el incremento del desempleo que puede orillar a la gente a actuar de otra manera, sobre todo, cuando no encuentran otra salida. Por eso el tema es central, política y económicamente hablando y esta propuesta tiene que acompañarse por los programas del gobierno y la IP para enfrentar la crisis, antes de que se hunda este Titanic.

martes, 24 de febrero de 2009

El cielo está encapotado

El Informador, martes 24 de febrero, 2009.

La actividad política gira alrededor del año de la elecciones intermedias y la opinión publica va declarando sus preferencias, destacando un regreso pendular del PRI, quien ha estado aguantando su derrota desde el año 2000, seguido por un PAN que, tal parece, ha perdido la oportunidad de consolidar su preferencia a pesar de haber logrado desbancar al PRI en ese mismo año 2000 y en varios estados, como fue en Jalisco, desde el año de 1994.

Los sentimientos encontrados que se producen cuando vemos que las encuestas hablan de un posible retorno al tricolor; la pasión electoral a flor de piel; el fanatismo que genera estas campañas, frente al deseo real de avanzar y que los políticos pueda promover el progreso en México para que la población perciba y esté cada vez mejor, todo esto se ve sacudido por la crisis que va pegando en la generación de empleo y en las inversiones, así como, en una sensación de que por problemas internos, se están retrazando los pagos y las convocatorias de esos grandes proyectos de infraestructura, tan necesarios para defenderse de la plaga y de la crisis.

A otra escala, los escándalos provocados por la Mata Hari nacional, más conocida como la licenciada Purificación Carpinteyro, una despechada abogada que desea vengarse de su ex jefe Téllez, haciendo públicas algunas grabaciones que, sin importar que violen los derechos a la privacidad, sólo desean vengarse de aquél que se atrevió a pedirle su renuncia como Subsecretaria, sabiendo que tenía el apoyo de su condiscípulo Felipe Calderón Hinojosa, en la Libre de Derecho. Por eso el cielo está encapotado como también lo está el ambiente en este año electoral.

Carlos Arriola Woog es un intelectual tapatío que perteneció al Partido Acción Nacional en sus orígenes, allá en los años cincuentas, cuando era heroico, en verdad, después de haber salido de campaña para apoyar al candidato de ese partido.
Bueno, pues después de haber hecho una carrera en Relaciones Internacionales en El Colegio de México y de haber trabajado en los 60’s como Secretario de la Embajada de México en París y, llegar a ser Secretario General del Colmex, ha escrito un par de libros sobre la decadencia y caída de ese partido y su libro más reciente lo ha titulado como El miedo a gobernar, que será presentado mañana en el Museo Franz Meyer de la ciudad de México.

Es la historia del PAN en donde Carlos hace un balance de las dos administraciones panistas, responsabilizando al gobierno de Fox por la debilidad del estado y a ese partido de carecer del oficio político para gobernar, pues «para conciliar —dice Carlos— hay que saber negociar y para negociar hay que tener el oficio político y ahí es donde falla el PAN y, si no tiene ese oficio político, obviamente se asustan».

Por eso tenemos la sensación de que el cielo está encapotado y se mira relampaguear, vaqueros para el corral, arríen a todo el ganado que mañana vamos a trabajar.

jueves, 19 de febrero de 2009

Cómo si fuera la última vez

El Informador, jueves 19 de febrero, 2009.

Cuando los partidos dejan de ser solemnes y sacan a relucir su sentido del humor —aquellos que lo tienen—, reluce y brilla la creatividad con sus toques políticos, como es el espíritu liberal y el laicismo que lo acompaña. En este sentido, no cabe duda que el partido que ahora lleva la ventaja es un PRD que está a la caza de las metidas de pata del PAN con esa visión tan corta y con sus toques conservadores, como hemos visto a Calderón participando con las fuerzas vivas del catolicismo, consultando con las autoridades eclesiásticas la importancia de la familia, en donde la presencia de Calderón fue políticamente incorrecta, pues se le olvidó que es el representante de una República laica.

Con las metidas de pata de ciertos funcionarios del PAN, el PRD se lanza y logra comunicarse con el público en general y con la clase media baja en particular, señalando, de manera explícita, que son un partido liberal y que tiene la capacidad de divertirse y planea cómo hacerle para dejarles caer el plomo de su ironía al partido del gobierno y, muertos de la risa, además rompen otro récord para el libro de Guinness.

La semana pasada lo hicieron en el Zócalo de la ciudad de México en donde estuvimos, asombrados de ver el flujo de los miles de ciudadanos, con un clima que bien parecía que la primavera se había adelantado y, como marabunta, llegaban para ver el show —espectacular— al que titularon «Bésame mucho» (como si fuera la última vez) -la famosa canción internacional de Consuelo Velázquez (ver foto)- para esperar el tiempo que fuese necesario, escuchando a «Marabunta» o «Las Masfaldas» y más tarde a don Chente Fernández, guapo el condenado y, rompecorazones de las señoras, para romper su propio récord. Así, entre el espectáculo y el récord a registrar, el PRD, frívolo y de buen humor, logró ponerle un tapón al Alcalde de Guanajuato, censor del beso «Olímpico» en el famoso callejón de esa ciudad.

Marcelo Ebrard aprovechó la ocasión y pudo reunir a más de 40 mil parejas de besucones en el Zócalo —en ese que es el centro de operaciones perredistas—, y lograr romper el récord donde retumbó en su centro la tierra, con el smack poderoso como el que se dieron estos miles de ciudadanos antes de que se juntaran los 160 mil adicionales para celebrar ese sentimiento de libertad como el que propone el PRD y estar ahí, al aire libre, con esta broma como si fueran parte de otro México: el liberal, el anárquico, el que no necesita de censura para nada, el que sabe jugar y tiene humor, sí, tiene sentido del humor aunque a veces sea negro, como cuando jugamos y bailamos, entre otras, con «la calaca flaca».

El humor en la política significa votos, llamadas en las primeras páginas de los periódicos y todo para las próximas elecciones. Así que, por lo pronto, en esta primavera, ¡a besarse se ha dicho!, como lo propuso el PRD.

martes, 17 de febrero de 2009

Échale sal, échale sal, ¿quién te picó?

El Informador, martes 17 de febrero, 2009.

La sal ha jugado un papel importante tanto en la vida real como en la simbólica. Los cristianos se creen «la sal del mundo». En el mundo culinario, con ella se condimenta la comida. Por eso, siempre hay sal en el centro de la mesa, por lo menos en los comedores de Occidente. ¡Ah!, pero si alguien la tira o la pasa al otro comensal sin dejarla antes en la mesa, entonces se organiza una pequeña tormenta en el mundo simbólico —como fui testigo en mi infancia—, y los supersticiosos toman rápido pizcas de lo que se cayó y lo lanzan por la espalda, primero a un lado y luego al otro, para amortiguar el rayo de la mala suerte para que no le caiga a los presentes y fulmine a quién lo hizo o alguno de los comensales.

Luego, está el juego de la infancia —como lo escribió Agustín Yañez—, donde alguien se pone contra la pared y los demás le echan sal, mientras alguno le picaba la espalda antes de salir corriendo y el chiste era atinarle a quién lo había picado. También nos quedamos como salero cuando estorbamos en alguna reunión.

Con todos estos símbolos, la semana pasada fue Carlos Slim el que ocupó el lugar del salero y como agorero de la catástrofe, poniéndoles, como imagino era su propósito, un cohete en la cola del Gobierno Federal, cuyas propuestas no ha podido ejecutarse a la velocidad que la crisis lo requiere.

Carlos Slim, el rey Midas tiene una visión económica muy parecida a la que se tenía en los años setentas, con un nacionalismo proteccionista que impedía la competencia —como lo hizo Echeverría y luego su compadre— y la entrada de las trasnacionales, para defender la industria nacional —inexistente, cara o de menor calidad—, impidiendo que, en ese tiempo, pudiéramos usar las Apple con lo más avanzado del momento.

Slim cree que el Gobierno debe impedir la entrada de la competencia —desleal—, para seguir controlando su mercado de unos 45 millones de celulares y una facturación mensual que la podemos estimar entre los $22 mil 500 millones de pesos constantes y sonantes, mes tras mes, con o sin crisis, además de sus otros negocios menores, como son los inmobiliarios, financieros (Inbursa) o comerciales (Sax Fifth Ave, Sears o Sanborn’s) —aunque nuevas generaciones prefieren Starbuck para tomar café—, o los de su primer negocio, la imprenta Galas, o las fábricas de Aluminio o sus préstamos millonarios al New York Times o lo que se le ocurra, pero, la semana pasada sólo les echó sal a los del gobierno para que supieran quién fue el que les picó, sin ofrecer nada adicional además de su visión catastrofista, ni una sola idea en donde propusiera obras que crearan nuevos empleos y se pudiera amainar la crisis.

Tiró el salero y luego les picó la cola al gobierno. Con razón Calderón se quejó de esto en seco y sin mayores ambages.

viernes, 13 de febrero de 2009

Taller de Otelo

Otelo, el moro de Venecia

Los temas que vamos a analizar en el taller al que los estoy invitando, tienen que ver con los celos, el engaño, la venganza y la maldad, en medio de un amor apasionado y, tal vez por eso, nos duele ver cómo un hombre —o una mujer— es capaz de destruir lo que más quiere. Cuando el diablo tienta con sus negros pecados, lo hace con apariencia angelical y como bien sabemos los celos son como ese monstruo que tiene los ojos biliosos y que se burla de la carne con la que se alimenta.

El pretexto para invitarlos a este taller sobre Otelo, el moro de Venencia, es también el que puedan disfrutar más de la puesta en escena de una de las obras maestras de Shakespeare, ahora que está en la cartelera de la UNAM tanto Otelo basada en la obra de Shakespeare y dirigida por Claudia Ríos, así como Desdémona, la historia de un pañuelo de Paula Vogel, dirigida por Benjamín Cann. Los textos —impecables y bien traducidos como pocos— son de Alfredo Michel y, las puestas en escena, por lo menos Otelo que ya le he visto, es de primera.

Inglese itali’anato, diavolo fidato —era lo que decían los puritanos isabelinos para prohibirles que sus hijos que fueran a Venecia, donde las mujeres y las costumbres se había relajado.

El taller al que te invito es sobre Otelo, el moro de Venecia se llevará a cabo en 3 sesiones de 2 horas cada una. El taller será los jueves 5, 12 y 19 de marzo de las 19:00 a las 21:00 horas.
En el Taller que está enfrente de la Casa Luis Barragán en General Francisco Ramírez No. 17, Colonia Ampliación Daniel Garza.
El costo es de $1,000 pesos por las tres sesiones. Cupo limitado.

El contenido del taller es el siguiente:

1) Introducción: la obra y su época; la República Veneciana; Chipre.
2) Fuente principal y secundarias.
3) Personajes: Otelo, Yago, Desdémona, Emilia, Casio, Rodrigo, Brabancio y el resto.
4) Sinopsis: con video clips y lecturas dramatizadas y
5) Ensayos, resumen y comentarios.

Si te interesa, reserva tu lugar mándame un correo a:

Martín Casillas de Alba
malba03@prodigy.net.mx

En ese correo me dices el día que prefiere tomar el taller y listo, con eso te aparto su lugar y luego te digo lo del depósito de su inscripción. Ojala se animen, pues es toda una experiencia el poder entrar a fondo en estos temas tan humano y actuales. Para cualquier cosa o duda que tengan estoy a sus órdenes.

---------------------------
Martín Casillas de Alba
Tel. 5513-3481 y Cel. (044-55) 2955-1138

jueves, 12 de febrero de 2009

La dictadura en la URSLA

El Informador, jueves 12 de febrero, 2009.

Desde hace años que Hugo Chávez ha invertido millones de dólares para la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas de Latinoamérica (URSLA por su siglas y en memoria de la URSS), en donde él pueda ser el dictador o el tirano de Venezuela, el salvador y mecenas de las repúblicas satélites: Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

Chávez ha podido invertir para su campaña cuando el petróleo derramaba sus mieles a los miembros de la OPEP y el precio por barril estaba por los cielos, así que los excedentes le salían por las orejas al Presidente de Venezuela, quien promovía todas y cada una de sus facultades mesiánicas y liberadoras —como Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco, mejor conocido como Simón Bolívar, nacido en Caracas en 1783 y fallecido en Santa Marta, Colombia a los 47 de edad, en el año de 1830, y ahora paradigma a imitar, pues era militar y político —la proyección de Chávez— y fue una de las figuras más destacadas en la emancipación americana frente al Imperio español, como ahora pretende ser del imperio de los EUA.

Los dos se han hecho llamar «Liberadores»: aquél por el Cabildo de Mérida en Venezuela y éste por sus colaboradores bien remunerados. Aquél, en su tiempo, tuvo muchos problemas, tantos que llegó a llamarse a sí mismo «el hombre de las dificultades»; éste, en nuestra época, ha hecho todo lo contrario y se cree el «estratega del éxito.»

La democracia se tambalea en Venezuela y tal parece que los esfuerzos de la oposición para evitar que se vote el próximo domingo 15 a favor de las reformas que le permitan a Chávez ser presidente vitalicio. Habrá 16.5 millones de venezolanos que votarán a favor o en contra de éstas. La tambaleante democracia venezolana depende de la chequera abierta de Chávez quien ofrece cheques al portador para los líderes y sectores que le puedan ayudar para que se mantenga en el poder y, de no lograrlo, imagino que podrá acudir a la fuerza, en esos tan conocidos y poco sutiles golpes de Estado por el Cono Sur del siglo XX.

El mesianismo logra transformar la democracia en fanatismo a favor del libertador y lo hacen equivalente a la defensa del pan nuestro de cada día, por ser hasta ahora Chávez el que parte y recomparte, sin que nadie se oponga ni pida la mejor parte.

Amos Oz, autor de En contra del fanatismo, cree que la esencia del fanatismo reside en el deso de obligar a los demás a cambiar. Es esa tendencia por mejorar al vecino, por enmendar a la esposa, por que el niño sea ingeniero o por enderezar al hermano, en vez de dejarlos ser. Punto.

Los deseos de Chávez para mantenerse en el poder amenaza el futuro de esa democracia. ¿Cómo le van a hacer si quieren cambiar las cosas en Venezuela? Siempre hay esperanza y esa se pone a prueba el próximo domingo.

martes, 10 de febrero de 2009

Argonautas del XXI

El Informador, martes 10 de febrero, 2009.

El fenómeno migratorio entre México y Estados Unidos es parte de la historia moderna de estos dos países, entre otras cosas por la frontera tan larga que tenemos y que ha sido la puerta de entrada para millones de trabajadores que cruzan el río Bravo para pasar como «espaldas mojadas» al otro lado en una aventura que luego se convierte en anécdota, historia, drama o tragedia que es transformada en obra plástica, como las cruces con los nombres de aquellos que murieron en el intento de cruzar, pintadas en la barda o el muro que marca la frontera y que puede ver cuando sale uno del aeropuerto de Tijuana.

Pero también la literatura se ha hecho cargo de narrar estos hechos o fantasías como son los libros que ha publicado el Grupo Planeta para esos lectores que desean entender mejor lo que sucede o conocer lo que los impulsa a arriesgar la vida, con tal de irse al otro lado.

Son muchas las causas y es el resultado de una compleja red de variables económicas: la vecindad geográfica, la falta de empleo en México y la diferencia salarial; las oportunidades que creen tener los trabajadores en aquel país —y no en este—, son los factores que contribuyen a la configuración de este fenómeno.

Recientemente Planeta publicó tres libros: Desafíos de la migración de Enriqueta Cabrera; Al otro lado de Heriberto Yépez y, ¿Dónde estás Alacrán? de Jorge Moch. Tres autores que nos narran con cierta sensibilidad estos sucesos, tratando de enmarcar la constelación de los sucesos y accidentes cuando se lanzan como argonautas del siglo XXI, en busca del vellocino de oro en California. Estas obras nos acercan a ese mundo corrupto y complejo, en donde han tejido esas historias que ahora nos ofrecen.

Enriqueta Cabrera se asombra cuando sabe se ha podido firmar un tratado en donde se permite el libre intercambio de las mercancías, pero, donde no se ha tocado para nada el flujo libre de la mano de obra, como tantas veces hemos mencionado que sucede en la Unión Europea.

No puede dejarse a un lado el tráfico de drogas —a través de túneles o vaya usted a saber cómo— dañando a los que sí buscan trabajo y que resulta ser el pretexto para que se radicalice el tema de la migración en busca de una mayor seguridad. Heriberto Yepez trata estos temas y le da otra vuelta de tuerca al lector con sus personajes y con las circunstancias que los rodean.

El Alacrán Farías es el personaje de la novela de Jorge Moch que asocia la desesperación con el destino de la guerrilla, la clandestinidad y la culpa —como aquel libro de Raúl Páramo, Sentimiento de culpa y prestigio revolucionario (Martín Casillas Editores, México, 1982)—, culpa que lo oprime, como nos puede oprimir el miedo que, finalmente se sobrepasa para que funcione la zanahoria del otro lado, donde van ilusionados para iniciar una nueva vida, aunque dejen el resto para lograrlo.

miércoles, 4 de febrero de 2009

El año del pensamiento mágico

Sobre el duelo conozco pocos textos. Uno de ellos es el que escribió Matthew von Unwerth como Freud’s Réquiem. Mourning, Memory, and the Invisible History of a Summer Walk, publicado por Riverhead Books en 2005 y, el otro, es esta novela que luego fue adaptada para el teatro, escrita recientemente por Joan Didion (1934-). Se titula The Year of Magical Thinking o El año del pensamiento mágico y que por estas fechas está en escena en Londres con Lady Vanessa Redgrave y, en México, en la versión que nos ofrece Susana Alexander.

Mario Vargas Llosa publicó en el Reforma el domingo 2 de octubre, 2008, lo que escribió después de haber visto la puesta en escena en Lyttelton Theatre. Ante la imposibilidad de ir a Londres para ver esa obra con Vanessa, decidí mejor comprar los boletos para verla en México, a ver si los chicharrones del duelo y la actuación tronaban en este teatro.

Escribió Vargas Llosa, entre otras cosas que si la literatura, la música o una exposición pueden enriquecer la vida, intensificándola y sensibilizándola de manera profunda, transportando a lectores, oyentes o espectadores a unos niveles de percepción y comprensión del mundo, de las relaciones humanas, de los sentimientos, que, además de hacerlos gozar, los vuelven más lúcidos respecto a las insuficiencias e imperfecciones de que están rodeados. Pero probablemente ninguna otra experiencia artística tenga un efecto tan poderoso sobre el ánimo y la conciencia del ser humano como una gran representación teatral. Porque éste es el mejor simulacro que existe de la vida, el que se le parece más, pues está hecho de seres de carne y hueso que, por el tiempo que dura esa otra vida que transcurre en el escenario, viven de verdad aquello que hacen y dicen, y lo viven, si tienen el talento y la destreza debidas, de una manera que nos fuerza a nosotros, los espectadores, a vivirlo con ellos, saliendo de nosotros mismos, para ser otros, también mágicamente, que es la mejor manera que se ha inventado para vernos mejor y saber cómo somos. Gracias, Vanessa Redgrave.

Por eso fuimos al Teatro Rafael Solana, ese que está en Miguel Ángel de Quevedo, entre varios restaurantes de comida jarocha, dispuestos a ver lo que fuera: es un monólgo de una hora y media en donde el personaje —la escritora Joan Didion—, nos trata de explicar sobre la fragilidad de la vida y la espada de Damocles que cae en el momento menos esparado, tal como le sucedió en el mismo año, para mostrarnos lo difícil que puede ser aceptar la muerte de un ser querido —en este caso su marido y compañero de trabajo, el escritor y guionista, John Gregory Dunne— y, para colmo, la de su hija única, Quintana-Roo, como la bautizaron.

Después de advertirnos que todo esto nos puede pasar, así que más vale que nos pongamos atentos a su relato, va tejiendo de una manera extraordinaria la historia de ese año, pasando del presente anterior al infarto del miocardio, al sentido que tiene aplicar inconscientemente el pensamiento mágico, un tema que bien vale la pena explorarlo más a fondo, como eran en las culturas primitivas y como le funcionó ella durante el primer año después de la muerte de su esposo y de Quintana, creyendo, mágicamente, que no tardarían en regresar si hacía bien las cosas.

La obra va y viene, sube y baja de intensidad y creo que Susana —desconozco el libreto—, en los momentos álgidos de la furia por la pérdida, prefirió hacer un corte y mostrarnos su grito de desesperación con una imagen congelada —como sucedía en las discotecas de los setentas—, oscureciendo el resto del escenario, cuando tuvo que haberlo aprovechado para gritar lo que fuera e impactar mucho más al público, sin duda alguna. Tal vez, el problema que tienen los actores o esta actriz en particular, es tener la capacidad de regresar para volver a seguir contando la historia que nos relataba que en otros momentos hasta nos muestra un poco de humor —negro, pero humor a fin de cuentas—, y nos hubiéramos quedado, con sus verdaderos gritos temblando por el sufrimiento que implica la ausencia definitiva.

El duelo es toda una experiencia que Freud propone se viva a fondo, se llore y afloren los sentimientos encontrados, para luego, un día, poder salir a flote una vez que hemos desahogado los sentimientos y la furia de saber que somos mortales, que las cosas se apagan, que se acaban y la gente querida desaparece para siempre.

En un breve ensayo sobre Lo transitorio, Freud calificó cómo algo sin sentido, la idea de que las cosas buenas de la vida puedan perder su valor por tener ese carácter poco duradero. Así duraran un solo minuto —escribió—, podemos disfrutarlas y pueden ser buenas. Pero eso no lo pudo entender el poeta de la melancolía, como era Rainer Maria Rilke, tal como sucedió en aquel paseo que hicieron los tres —Freud, Rilke y Lou Andreas-Salomé— en un verano esplendoroso por los bosques de Suiza.

No puedo ni debo comparar a Susana Alexander con Vanessa Redgrave, pero lo que sí puedo decirles es que si no logra Alexander lo que tal vez logre Redgrave, sí transcurre la hora y media al borde de un colapso, defendiéndose en la escena con eso que después define como el pensamiento mágico, en dos tragedias seguidas, como si el mal atrajera al mal, hasta que nos deja hechos pinole sólo con la energía para respirar.

Con dos o tres estrellas la recomendaría y así, como decía Vargas Llosa, podernos ver en esa escena que es la mejor manera que se ha inventado para vernos mejor y saber cómo somos.

Las Furias frente a Madoff

El Informador, jueves 5 de febrero del 2009.

Tantas veces que la justicia es impotente que no entendemos por qué no reciben el castigo que se merecen los asesinos, los secuestradores o aquellos defraudadores que ponen en peligro la estabilidad de un grupo social. Estoy pensando en la libertad condicional que logró Bernard Madoff culpable de haber montado un fraude financiero «piramidal» el más grande que ha habido en Wall Street, por $50 mil millones de dólares y que ahora anda como si no hubiese pasado nada en su departamento de la Quinta Avenida.

No sé a cuánta gente, fondos y bancos dejó sin un quinto, pero, lo que sí sabemos es que el monto que depositaron en sus fondos, con la idea de obtener mejores intereses, es de tal magnitud que cuesta trabajo imaginarlo.

Cuando la justicia en la antigua Grecia no se aplicaba, sabían que entrarían en acción las Erinias o las Furias como les decían con este espantoso nombre, que preferían mejor llamarlas de otra manera, más amablemente para que se ofendieran y por eso les decían Euménides, es decir, las Bondadosas y estas eran las encargadas de castigar a los culpables enloqueciéndolos, tal como le pasó a Orestes después de haber matado a Clitemnestra su madre que, a su vez, había matado a Agamenón su marido, que a su vez, había sacrificado, hacía una década, a su hija Ifigenia en Áulide, para que los dioses permitieran el viento que les hacía falta para que sus ancladas naves veleras pudieran navegar rumbo a Troya para sitiarla. Una cadena sin fin.

Por la misma Quinta Avenida aparecieron disfrazadas de manifestantes, plantados fuera de su edificio con unas pancartas en donde le proponían a «Mad-off», al «Loco-desconectado», que lo mejor que podía hacer era tirarse por la ventana de su departamento, haciendo el papel de las Euménides o las Furias neoyorquinas.

¡Parecen una Gorgona! ¡Sus vestiduras son negras! ¡En sus cabellos se enroscan miles de serpientes! ... No son imaginaciones; son realidades horrendas. Son como unas perras furiosas que vienen a vengar a mi madre. ¡Qué si no lo voy a saber yo! —tal como exclamaba Orestes después haberse vengado de Clitemnestra en La Orestíada de Esquilo.

Cuando estas se apoderan de su víctima, la enloquecen y la torturan de mil maneras; viven en las Tinieblas, en el sótano del Érebo pues nacieron de las gotas de sangre que cayeron a la tierra cuando castraron a Urano, por eso las consideran las divinidades más antiguas del panteón helénico.

Son unas fuerzas primitivas que no reconocen la autoridad de los dioses de las generaciones más jóvenes. Son como las Parcas o los Destinos, que no tiene más ley que ellas mismas y, hasta el propio Zeus, se ve forzado a obedecerlas.

Se llaman Alecto, Tisífona y Megara, tres genios alados con serpientes enredadas en la cabellera que andan con una antorcha. En este caso, andan con sus pancartas hasta que logren que su víctima, enloquecida, salte al vacío.

martes, 3 de febrero de 2009

Lago de Chapala protegido

El Informador, martes 3 de febrero, 2009.

Qué gusto me dio la semana pasada después de leer la editorial de este periódico para enterarme que el Lago de Chapala ha quedado inscrito bajo el Convenio de Ramsar, sobre todo, después de haberlo visto en el 2003 cuando estaba moribundo y sobre explotado, el año en el que se registraron los volúmenes de agua más bajos de los que se había tenido noticia.

En esa ocasión, asistí como oyente durante tres días a una reunión de trabajo sobre la Cuenca Lerma-Chapala con un grupo de expertos coordinados por Brigitte Boehm Schoendube (¡que descanse en paz!) de El Colegio de Michoacán y la Universidad de Guadalajara.

Estando ahí, me asomaba para sufrir con una visión tan pavorosa que creí sería testigo de su desertificación. Por la tristeza de ver cómo éramos capaces de permitir que sucediera esa tragedia en un lago que representa tanto en mi vida emocional desde hacía tres generaciones, me invadió la nostalgia y decidí reeditar —corregir y aumentar— lo que había escrito sobre la Villa de Chapala en 1994 para entender mejor lo que sucedía y que sirviera como catarsis —pensando en mi abuelo, Guillermo de Alba y la Estación del Ferrocarril que ahí construyó; en mi madre, que adoró Chapala; en mi hermana Mina que ahí vivía antes de morir y, por último, en mi propia juventud donde conocí lo que era el amor— y agregarle lo que había entendido del flujo de agua y su explotación para dejar así otro testimonio de lo que parecía ser la tragedia ecológica más grande de México. En el 2004 se publicó por Diana con un título que más bien parecía un grito: ¡Salvemos a Chapala!

¿Qué significa realmente que ahora esté inscrito en el Convenio Ramsar, tal como sucederá esta semana? Por lo pronto, será un peso moral que aumenta la responsabilidad de las autoridades para mantenerlo íntegro, mientras los tapatíos, lentos pero seguros, buscan otras fuentes para alimentar de agua a una población creciente.

La Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, más conocida como Convenio Ramsar por haber sido firmado en esa ciudad que está en Irán en el año de 1971, entró en vigor en 1975 y tiene el objetivo de conservar y usar racionalmente los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales, así como con la cooperación internacional para que, poco a poco, este mundo vuelva a ser sustentable.

La lista Ramsar incluye a más de 1,200 lugares (sitios Ramsar) que cubren un área de 1.1 millones de km², con más de mil sitios registrados. México, por sí solo, tiene 87 sitios registrados, entre ellos, más de una docena de lagos, de los cuales sólo en Jalisco están los siguientes: la Laguna de Atotonilco, la laguna de Sayula, la de Zapotlán y la de Xola-Paramán según la lista que se ofrece de estos lugares. Bien por este esfuerzo para proteger el lago más bello de todo México.