jueves, 25 de junio de 2009

Los juegos del amor y los sueños

El Universal, Kiosko, viernes 26 de junio, 2009.

Las variables que hacen del Sueño de una noche de verano una obra de arte tan disfrutable y memorable, son varias, siendo la principal, el hecho de que desaparece la frontera entre la realidad y la fantasía y por eso vemos con toda naturalidad al legendario Teseo, duque de Atenas, preparando su boda con Hipólita, la reina de las Amazonas, a quien había raptado y ahora intenta tratarla bien y con delicadeza, como si se tratara de una verdadera dama. Luego están las dos parejas de enamorados que sufren de los avatares de la magia en el bosque y, con toda facilidad, se aman y se dejan de amar. Como espejo del poderoso duque e Hipólita, está Oberon, el rey de las hadas, quien aprovecha los artilugios mágicos —la flor del pensamiento— para garantizarnos un final feliz, enfrentando primero a su esposa Titania, la bella reina de la noche que nos explica porqué el caos de la Naturaleza se debe a que ellos dos se enojan, sólo para que nos enteremos el poder que tienen.

Luego está Puck, el lugarteniente de Oberon, el duende que asusta a las doncellas por la noche, hace que la leche se descreme, impide que cuaje la mantequilla y que se fermente la cerveza y, a un lado de todos estos personajes, estamos nosotros y los artesanos: Peter Quince el carpintero, Nick Bottom el tejedor; Francis Flute, el remienda fuelles, Tom Scout el soldador, Sung el ebanista y Starveling, el sastre y todos ellos, emocionados, se preparan para poner la trágica pero divertida historia de Tisbe y Príamo, una obra que podría ser parte del entretenimiento en la boda de Teseo.

Bodas, sueños, magia, dioses y las pequeñas hadas que nos atienden como lo que son: Chicharín, Telaraña, Polilla y Mostaza que sirven a Bottom, el invitado de la reina Titania en esa noche de verano, un tejedor con cabeza de burro, para que mejor me entiendan, parte importante de los sucesos en esta obra concebida y escrita por Shakespeare en 1596 para celebrar la boda de Elizabeth Carey, sobrina de su patrón, Lord Chamberlain.

Este fin de semana, sacada de la manga de los sueños de Juliana Faesler la pone en escena en el Sala Miguel Covarrubias de la UNAM del viernes 26 al domingo 28 de junio para celebrar el doscientos aniversario del nacimiento de Félix Mendelssohn-Bartholdy (1809-1847) quien compuso la Obertura de Sueño de una noche de verano cuando tenía 17 años, después de haberla leído varias veces, inspirado porque encontró que era una gran obra maestra romántica.

Qué bueno que podremos disfrutar esta obra de Shakespeare que gira alrededor de la música de Mendelssohn con los músicos en escena, la dirección musical de José Luis Castillo y unos bailarines con la coreografía de Alberto de León, en una producción que será una buena sorpresa.

Pero el Sueño por sí sólo —como obra maestra— aguanta y resiste cualquier versión, pues Shakespeare tomo de la madeja sólo dos de sus hilos: los juegos del amor y los sueños y con eso tejió un gran manto que nos cubre desde hace años —con todo y sus estrellas como las tiene el manto oscuro de la noche—, para que soñemos como lo hizo Bottom, entre los brazos de la reina de las hadas o nos casemos con la marcha nupcial después de haber pisado fondo y de haber sacado de ahí, lo que teníamos guardado para seguir adelante en la vida, que es más extraordinaria que las hadas y, como buenos espectadores, salir preguntándonos si lo que vimos fue un sueño o una ilusión, pues, al final de la obra también los actores se despiertan y también les cuesta trabajo reconocer lo que pasó, como nos pasa a nosotros cuando vemos al atardecer algo que parece una montaña y no es otra cosa que unas nubes gordas y oscuras, como las vemos en los sueños.

Del mar las contagiosas nieblas

El Informador, jueves 25 de junio, 2009.


Mi padre era ranchero y acostumbraba decir que el 10 de junio, llueva o no llueva, es tiempo de aguas. Este año celebré su sabiduría pues coincidió con el pronóstico del Servicio Meteorológico de Jalisco que declaró que con esa misma fecha, daba inicio la temporada de aguas y ahora, vemos como el primogénito Andrés está haciendo de las suyas por el Pacífico produciendo un sentimiento encontrado, pues gracias a las tormentas tropicales y a los huracanes se llenan las presas, renace la esperanza de los campesinos para soñar con una mejor cosecha de temporal y que el Lago de Chapala mantenga o mejore su nivel y, al mismo tiempo, alguien paga la factura, en este debe y haber de la Naturaleza, ahora que recién empieza su contabilidad.

La gente del campo —y no solamente la del campo—ve las cosas de otra manera: cree que los fenómenos naturales son gestos, premios o castigos divinos, luchas entre los dioses o pecados de los hombres, como pensaban los puritanos en Londres o como lo explica Shakespeare en el Sueño de una noche de verano —este fin de semana en escena en la Sala Miguel Covarrubias de la UNAM de la ciudad de México, dirigida por Julia Faesler— cuando Oberon, el rey de las hadas y su esposa Titania se pelean y ella le advierte —o, mejor dicho, nos advierte— lo que sucede cuando se han peleado: en venganza, los aires, llamándonos en vano con sus flautas, han absorbido del mar las contagiosas nieblas, las cuales, precipitándose sobre la tierra, han vuelto orgullosos a todos los humildes ríos que ahora se desbordan por sus riberas. En consecuencia, en vano ha jalado el buey su yugo y el labriego ha perdido sus sudores, y el verde grano se ha echado a perder antes de que tuviera la barba de su mocedad. Ha quedado el redil en el campo anegado, y los buitres se hartan con el ganado infecto de morriña.

Ahora es tiempo de aguas y llega la primera de las tormentas de este año por el lado del Pacífico sin que haya empezado la cuenta que viene por el Caribe donde los hemos visto como nacen como tormenta y girando, crecen antes de azotar en las costas de la Península o del Golfo, para seguirles su ruta y gran final dependiendo de unos pequeños e insignificantes cambios en las condiciones iniciales, para que tome tal o cual rumbo.

Las islas le dan el giro hacia uno u otro lado para que aterrice en las costas del Golfo, destrozando lo que se encuentre en el camino o se pierda en las montañas, donde siempre termina muriendo como un animal que nace, crece y se agiganta en la superficie del agua pero que irremediablemente muere en tierra, entre las montañaso se deshaceen el mar, como si volviera al vientre materno.

Auguran que el temporal viene bien, pero vaya usted a saber si así será, pues predecir el clima es complicado, pues se comporta bajo la matemática del caos.

La parodia del Peje

El Informador, martes 23 de junio, 2009.

Plutarco nació en el año 50 en Queronea, una población griega bajo el dominio del Imperio Romano. Fue un hombre afortunado que viajó a Egipto, fue sacerdote de Apolo en Delfos, donde actuaban los poderosos oráculos y varias veces residió en Roma con Tito como emperador. Sus dos amores eran Grecia y Roma y, para intentar unir esas dos culturas, escribió sus Vidas paralelas, donde comparaba la vida de un romano y un griego que tuviesen algo en común en sus fortalezas o en su debilidades, por eso compara a Alcibíades con Coriolano y a Demetrio con Antonio, entre otros.

Cuando observamos los sucesos políticos en Iztapalapa para tratar de controlar a esa Delegación políticamente importante en el DF —tiene más de 1.8 millones de habitantes de clase baja y popular—, llena de bandoleros con sus tiendas de partes robadas, traficantes de todo tipo y centro de operaciones de los Bejarano de donde salen los movimiento de masas para las campañas del Peje, en donde vimos cómo estaba eufórico el Peje lanzando su maquiavélico plan, traicionando al PRD, burlándose del estatus quo, del Tribunal Electoral, de las instituciones y humillando a Rafel Acosta, alias Juanito (ver Foto), porque si gana es por nosotros, como humilló a Ebrard al darle órdenes públicamente y, a los diputados de la Asamblea que recibieron instrucciones para votar y, por último, a los electores, pues, prácticamente les dijo que ni se molestaran, que todo estaba resuelto sin necesidad de su voto, tal como lo contó Dense Maerker.

Por eso se antoja hacer una parodia en estas otras vidas paralelas entre el Peje y el irlandés Jack Cade, el rebelde y popular agente de los York —enemigos de los que están en el poder— que, en el siglo XV toma Londres gracias a la corrupción y al caos que reinaba, se autonombra Lord de Londres y, declara, en un mitin en East Cheap, un barrio bajo o el Iztapalapa de Londres, para burlarse del establishment, humillar a los entronados y a quien se le pusiera por enfrente y hacer sus juegos, declarando locura y medida, por ejemplo, que en lugar de agua, corriera vino por las fuentes de la ciudad; que el cuarto de cerveza (o pinta) fuera equivalente a diez; que mataran a todos los abogadillos y, sobre todo, a los que sabían escribir Latín y, que, cuando fuera rey, vestiría a todos con uniforme —como las camisas rojas en Venezuela—, para que todos unidos como hermanos, me consideren su padre y señor. Luego le cortaron la cabeza a Cade.

Los dos se quejaban de sus partidos que no los respaldaban pues las masas son volubles como una pluma arrebatada por el viento y por eso, les da la espalda, como el Peje en Iztapalapa, después de su propuesta de candidato del PT para quien hiciera el enroque y traicionara al PRD, su alma o madre política que hasta entonces lo venía amamantado, antes de pasarse por el arco del triunfo a medio mundo.

jueves, 18 de junio de 2009

Los puritanos y la locura por amor

El Universal, viernes 19 de junio, 2009.

Cada vez que pensamos en los puritanos nos imaginamos a esos fanáticos calvinistas del XVI, rígidos en su manera de vivir que practicaban una moral rigurosa y pensaban que cualquier cosa aparentemente frívola podía ser pecado mortal y aquellos que lo disfrutaban, estaban condenados a los infiernos, tal como lo predicaban en Londres, asegurando que los que entraran al teatro El Globo, para disfrutar de los amores de Antonio con su Cleopatra o de Romeo con Julieta, cometían pecado mortal. Cuando tuvieron el poder en sus manos a partir de 1648 con Olivier Cromwell (1599-1658) a la cabeza, se llevó a cabo la primera guerra civil. Lo primero que hizo fue depurar el Parlamento y, al años siguiente, condar a muerte al rey Carlos I, estableciendo el gobierno de la Commonwealth y ordenando que se quemaran todos —repito—, todos los teatros de Inglaterra.

Casi dos siglos después, Vincenzo Bellini (1801-1835), que había estudiado música en el conservatorio de Nápoles donde conoció a fondo las obras de Haydn, Mozart y Pergolesi, decidió salir de Italia, pasar un tiempo en Londres y, finalmente, establecerse en París donde se convirtió en el niño mimado de las artes escénicas parisinas y donde compuso su última obra, I Puritani, (Los puritanos), estrenada en enero del 1835, ocho meses antes de morir, a los treinta y cuatro años de edad.

Tal vez durante su estancia en Londres imaginó ese siglo XVII decadente y luego aprovechó para componer una historia de amor y de locura que se lleva a cabo entre las fuerzas antagónicas de los puritanos como el padre de Elvira y su amante que defendía la monarquía de los Estuardo. Se trata de una ópera donde Bellini enfatiza el carácter melódico y rebosante de una pasión romántica compuesta con gran sensibilidad.

La versión de esta obra interpretada por Anna Netrebko (ver foto) como parte del reparto de la Metropolitan Opera House, será presentada mañana sábado a las 12:00 horas en la gran pantalla de HD del Auditorio Nacional —en una versión pregrabada— y con la misma calidad de esas otras que vimos el año pasado en vivo y en directo.

El compositor siciliano murió joven y su trayectoria, trágicamente efímera, fue un modelo de las obras románticas de esa primera parte del siglo XIX, en donde la personalidad del compositor la expresaba con pasión, exaltación y con una melancolía ciertamente pesimista.

Cuando Bellini vivió en Paris iba al salón de la princesa Cristina Belgiojoso donde hizo amistad con el poeta Heine y con los músicos Chopin y Rossini, quien siempre se mostró generoso con el joven siciliano y le encargó esta obra para la Ópera Italiana. En ella, la joven Elvira pierde la razón cuando su padre trata de casarla con Ricardo el puritano y no con su amante Lord Arturo Talbot. En esa escena de su locura, el pivote del drama, fue interpretada en 1835 por la gran cantante Guilia Grisi provocando gritos y susurros en el público y, para acabarla de gozar, hubo aplausos hasta el cansancio para el dúo heroico de Ricardo y el tío Giorgio cuando cantan Suoni la tromba, (Tocan las trompetas), el símbolo de la lucha patriótica que luego sirvió como modelo para un ciclo de variaciones compuestas por los artistas que iban a la casa de la princesa Belgiojoso, como fueron Liszt y Chopin que compusieron unas paráfrasis entrañables de aquello que había compuesto el joven Bellini.

Arturo, partidario de los Estuardo vive en pleno puritanismo y durante los preparativos de la boda realiza sus actos políticos para ser descubierto y ser acusado de infidelidad y traición. Elvira pierde la razón y no la recupera hasta que todo vuelve a la cordura con un final feliz, tal como lo adaptó Carlo Pepoli tomado de la novela Tétes rondes et cavaliers de Jacques Ancelot y Boniface Saintine. La bella soprano, Anna Netrebko nos vuelve a conmover desde el foro del MET allá en Nueva York.

¡En sus marcas, listos, fuera!

El Informador, jueves 18 de junio, 2009.

Una de cal por las que van de arena, como el resultado sorprendente de las Olimpiadas Juveniles 2009 con los deportistas de Jalisco que seguro obedecen a la suma de voluntades y al manejo correcto de los recursos privados, del Estado y de la Federación pero, sobre todo, a la conciencia y al deseo que tiene esa sociedad en particular para apoyar a los jóvenes y de haber logrado tener una buena infraestructura para que puedan desarrollar diferentes disciplinas.

Los resultados de las recientes Olimpiadas Juveniles demuestran que en Jalisco no sólo existe el deseo, sino que, además, disfrutan de los deportes y por eso hemos visto cómo dedican los clubes deportivos, privados o públicos, una buena cantidad de horas y recursos para formar e integrar a los niños y a los jóvenes en las diferentes disciplinas. He sido testigo del entrenamiento que reciben en fútbol cuando visito a mi nieto Joaquín y lo veo entrenar con las fuerzas infantiles de las Chivas un par de veces entre semana y luego, me cuenta de los partidos que juega los sábados.

Así ha de ser en el resto de las disciplinas, con unos chiquillos con muchas ganas y, con unos padres pacientes para llevarlos y traerlos a la infraestructura deportiva, para dejarlos en manos de los recursos humanos que se dedican con pasión —tal vez esta es la diferencia— para lograr, después, tantos triunfos como ahora en las Olimpiadas.
Por eso, releer estas noticias es un gusto: “los atletas de Jalisco remontaron en el medallero del atletismo, durante la Olimpiada Nacional 2009 y, en la 2ª jornada, se llevaron 6 medallas de oro, posicionando al Estado en el 1er sitio”.

Sí, me refiero al gusto de saber que algo anda bien y que se demuestra con resultados. Da gusto que el narcisismo positivo de los tapatíos se justifique con estas notas deportivas que dan cuenta de los éxitos logrados, como son las siguientes: “la velocista jalisciense Cristina Guevara defendió el oro de los 100 metros con vallas; Saviñón Fiedrich pulverizó al cronómetro de 14.41 segundos al cruzar la meta en sólo 13.92; una de oro para los atletas tapatíos en el pentatlón femenil donde Evelyn Guajardo dominó la prueba con 2,678 puntos; por su parte, el lanzador de disco Alan Moreno, aportó a la cuenta jalisciense una más de oro, con la marca de los 49.87 metros; en tanto, el salto de longitud juvenil superior femenil, Jacqueline Triana se coronó con el primer sitio, con una marca de 5.86 metros y por último, en los relevos 4 x 75 metros en la categoría de infantil menor femenil, también cayó la presea dorada para Jalisco.”

¡Bravo por el deporte en Jalisco!, por estas tan buenas noticias que como la cal, sirve para blanquearnos un rato la vida y que vuelva a llenarnos de optimismo, pues sólo un esfuerzo como este, en donde integra toda la sociedad y lo hacen con ganas y con pasión, se logra el éxito. ¡Felicidades!

martes, 16 de junio de 2009

Imperfecta, pero es democracia

El Informador, martes 14 de junio, 2009.

En una estampida, el que se detiene parece que huye y detenerse ahora viene a cuento por aquello de la aparente estampida del movimiento anárquico que propone anulemos el voto, porque buscan a unos candidatos perfectos, como si vivieran en otro mundo y estos que vemos en las fotos que han colgado en los postes y que pueden sumar veintisiete opciones (9 partidos por 3 tipos de candidatos), es imposible conocerlos y entonces, generalizan y hablan de que todos son unos inútiles y corruptos.

Pero no por eso vamos a dejar de votar, pues el voto es la herramienta con la que ejercemos la democracia aunque ésta sea imperfecta pero, finalmente, es democracia que nos permite un estilo de vida en libertad y no como la dictadura que tuvimos hasta 1910 o como la que están viviendo ahora los cubanos o los venezolanos.

Imperfecta porque que hay de todo: los buenos, los malos y los feos y, en esa combinación, si nos detenemos por otro momento y volteamos hacia atrás para coger impulso, podremos comprobar que hemos pasado del calzón de manta al pantalón de mezclilla, en esto que son frivolidades o analizamos el PIB para aceptar que nada tiene nada que ver con el que había hace un siglo, ni tampoco con la educación, ni mucho menos, los servicios de salud, transporte o la infraestructura, pues nada tiene que ver aquella con la que tenemos ahora. Por eso, uno se detiene para recordar los efectos pendulares de la democracia y de la posible alternancia, para aplaudir con ganas esto que hemos logrado a la fecha con todo y sus fallas e imperfecciones.

Pendular, digo, porque hemos dado bandazos entre el paternalismo centralizado y autoritario, al mercado libre, no sin reconocer las fallas y el fracaso con la pobreza extrema y la igualdad de oportunidades, entre mil cosas más que forman ese lastre que no nos permite el desarrollo soñado.

Nada que ver con el siglo pasado gracias a la democracia iniciada por Madero hasta la fecha y, más todavía, con la alternancia reciente aunque haya sido tan defectuosa. Sí, defectuosa y todavía en transición, pero, ejerciendo el voto es mejor que cualquier otra opción, incluyendo la de anularlo por no ser partidista o democrático.

Sopesar el pasado sirve de algo y Octavio Paz así lo escribió en su libro donde se dedica a reflexionar sobre la Colonia a propósito de Las trampas de la fe en la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz y dice: una sociedad se define no sólo por su actitud ante el futuro, sino frente a su pasado: los recuerdos, son tan reveladores como los proyectos al futuro.

Así que, valdría la pena recorrer con calma desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días y aceptar que, con todo y los vaivenes, hay resultados positivos y aquellos que buscan la perfección, son tan neuróticos como aquellos políticos que sólo pretenden jalar agua para su molino.

miércoles, 10 de junio de 2009

Yo, la peor

El Universal, Kiosko, viernes 12 de junio, 2009.

Antonio Núñez de Miranda, el prefecto de la Congregación de la Purísima Concepción de María, oidor de la Inquisición, me sigue merodeando como si cuidara a la oveja negra de su rebaño. Se le ve marcharse satisfecho, le parece que ha cumplido su misión... Deben saber que si firmé Yo, la peor de todas con mi sangre, fue para rubricar esa representación, es lo que rescata y escribe Mónica Lavín en su novela sobre la vida de Sor Juana Inés de la Cruz (Yo, la peor, Grijalbo, 2009), la más grande poeta del siglo XVII forzada al final de su vida por la Iglesia y la Santa Inquisición para que abandonara los libros, dejara de escribir y de pensar: ahora me piden que sea otra de la que soy, que me corte la lengua, que me nuble la vista, que me ampute los dedos, como escribió Sor Juana cuando tuvo que entregar su biblioteca para que la vendieran y, ese dinero, repartirlo entre los pobres. ¡Qué poca...!

Sor Juana muere un año después de estos sucesos y la destrucción de su biblioteca. Impotente, le clavaron la puntilla, como la muy triste historia de Octavio Paz que murió unos años después que se incendió y perdió parte de la suya, donde la puntilla fue la tristeza y mortificación de haberla perdido.

Mónica es una escritora de oficio que ha logrado varios premios y reconocimientos. Es una mujer que sabe describir los detalles alrededor de los sucesos, como los que ahora narra alrededor de la vida de Sor Juana. Es coloquial y utiliza un lenguaje familiar y que resulta ser una delicia cuando recorremos con ella la infancia de la poeta, desde las faldas del volcán, donde Juana Inés aprendió a leer y luego a escribir hasta que las fuerzas oscuras de la Iglesia le cortaron la lengua y le nublaron la vista.

Sor Juana escribió mucho y de todo: villancicos, obras de teatro, sonetos, celebraciones de bautizos, obituarios y poemas como el Nocturno alegórico, en el honor del virrey Tomás de la Cerda, marqués de la Laguna, publicado el mismo año (1680) que su Sátira filosófica, uno de los poemas más populares:

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;
si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?


O el manuscrito de Primero Sueño que le mandó a su amiga María Luisa, quien había sido virreina en México (1680-1688) y amiga íntima de la monja, que ahora que recibía ese manuscrito había rejuvenecido; parecía una quinceañera que recibía de su padre y de la corte los asombros del mundo; la misma que se había extasiado con el palacio de la Alhambra y que ahora deseaba empezar a leer:

Piramidal, funesta, de la tierra
nacida sombra, al Cielo encaminaba
de vanos obeliscos punta altiva,
escalar pretendiendo las Estrellas;
si bien sus luces bellas
—exentas siempre, siempre rutilantes—
la tenebrosa guerra
que con negros vapores le intimaba
la pavorosa sombra fugitiva
burlaban tan distantes...


En 1692, fue la marquesa la que se encargó de imprimir en Sevilla esta obra para que el mundo confirmara el genio de Sor Juana. Es un poema difícil que mejor nos dejamos llevar como en una obra musical, para disfrutar de sus imágenes y metáforas como la melodía que se traslapa como la Luna, la Diosa tres veces hermosa, con tres hermosos rostros.

Sor Juana la intocable —escribió Mónica Lavín—. Confieso que no ha sido fácil. Que aproximarme a Sor Juana, a su vida, a su tiempo, a su deseo de saber por encima de todo e intentar darle vida, me pareció un atrevimiento. Aún me lo parece, por su estatura literaria, por ser un enigma... Pero el atrevimiento ha valido la pena. Me acerqué temerosa al cementerio de las luminarias mexicanas; mi quimera era rozar lo inalcanzable.

Del dicho al hecho...

El Informador, jueves 11 de junio, 2009.

El síndrome del Presidente Calderón tiene que ver con el incumplimiento de las propuestas que hace atinadamente para enfrentar la crisis o algún otro problema serio pero que luego, no les da seguimiento y deja lo propuesto en manos de un gabinete en donde resulta que del dicho al hecho haya mucho trecho, como ahora que han anunciado la postergación de las obras de infraestructura —generadoras de empleo, entre otras cosas—, por parte de la SCT, contradiciendo lo anunciado a principio de año para enfrentar la crisis y el desempleo. Ahora resulta que “mi mamá dijo que siempre no” decepcionando a los que habíamos aplaudido en enero sus propuestas para iniciar grandes obras de infraestructura, acelerar el gasto y decir que gastaría el 40% del presupuesto a principios del año.

Entonces habíamos pensado, emocionados de ver el timing del Presidente que era como el que debe ser en las comedias. Al mismo tiempo, consideramos como otras veces, que se la sopa se podía caer del plato a la boca, como ahora resultó por desgracia.

Hoy, abucheamos el anuncio hecho este lunes por la SCT que pospone el inicio de esas obras de infraestructura que prometían iniciar este año por un total de $73 mil millones de pesos (mmdp), en donde $24 mmdp, que representa el 33% del gasto total, se va a iniciar en el 2010; el 4%, es decir, $3 mmdp será hasta el 2011; el 43%, es decir $32 mmdp, se van hasta el 2012 con el proyecto de Punta Colonet en Baja California y, el proyecto de la presa de La Parota con una inversión de $14 mmdp en Guerrero, parece que se va hasta el 2018.

La falta de seguimiento o la seguridad de que se puede hacer lo que anuncia el Ejecutivo, tienen efectos negativos, pues lo que era muy oportuno, ahora se convierte en una grieta en la pared política de este gobierno y la confiabilidad cae por los suelos, como se ha caído el índice del consumidor, el más bajo desde hace años.

Este tipo de descuidos va a tener su efecto en la alternancia, como lo podremos ver en julio de este año o en el 2012, cuando ese serio competidor del PAN para la grande, como es el Gobernador del Estado de México, priísta de hueso toluqueño, se la pasa confirmado que lo prometido se cumple —como también lo hacía el Peje en el DF—, como si supieran por dónde les duele al PAN desde hace rato.

Lo demás es lo de menos, y si la respuesta, como es ahora, llega tarde, en los Pinos les va a suceder como a los cómicos cuando están fuera de tiempo, donde nadie se ríe y el actor queda en ridículo.

El índice del desempleo es escandaloso, la producción manufactura disminuyó, como las exportaciones, el turismo y las Inversión Extranjera Directa (IED). ¿No valdría la pena que el Ejecutivo cumpla sus promesas a tiempo? Pues eso es lo políticamente correcto. ¿No creen?

martes, 9 de junio de 2009

Votar por el partido

El Informador, martes 9 de junio, 2009.
A poco menos de un mes para que sea el 5 de julio, aumenta el volumen de las campañas aunque éstas sean de tal manera que no llegamos a conocer quiénes son los candidatos que nos corresponden, en mi caso, los de la ciudad de México, en donde vamos a votar por el Diputado Federal que corresponde al principio de mayoría relativa, en donde no tenemos nada que hacer para decidir por aquellos que van a ocupar su escaño por el principio de representación proporcional (cinco grupos de 40 candidatos equis en cada grupo de 20 hombres y 20 mujeres). También votaremos por el candidato a Diputado en la Asamblea Legislativa (equivalente al Estatal) y por el Delegado en el DF (equivalente al Presidente Municipal).

Han colgado toda clase de carteles con los retratos de los candidatos de los nueve partidos. Algunos con una frase que ellos creen que dice algo, pero, en realidad, no dice nada. ¿Creen que con eso sabremos por quién vamos a votar? La realidad es que no hay manera de saber qué clase de bichos son, mucho menos, si tienen capacidad de negociar o si son unos fanáticos o vaya usted a saber qué mañas e intenciones tengan. No tenemos la menor idea de quiénes son los que me van a representar y no saben quién soy, ni mucho menos cuál es mi visión del futuro.

No los conocemos excepto por su retrato y, algunos, nos dan pena. A nivel federal esperamos que actúen en la Cámara para resolver las broncas y ojala haya las reformas estructurales que tanto necesitamos. Por lo menos, que mantengan el espíritu de la Constitución y jueguen lo más legalito que se pueda. Creo que esto ya es ganancia.
Por eso vamos a votar no por el individuo, sino por el partido que representan y hay que hacerlo, considerando la decepción de ciertos candidatos que van a ocupar su escaño por el principio plurinominal, escogidos por su partido no por el voto. Por desgracia conocemos algunos de ellos bien y por eso sabemos que por su ambición han logrado colarse en el partido que los haya aceptado, librando la verificación, sin que les importe otra cosa que lo propio para treparse y aprovechar la impunidad que gozarán para despachar mejor sus negocios cubiertos por ese paraguas constitucional.

Por otro lado, las intenciones del voto —según la encuesta hecha por GEA e ISA— están prácticamente empatadas en cuanto a los diputados federales: PAN (40%) y PRI (38%) y por debajo el PRD con 16%. El resto de los partidos, sumados, dan el 6% de la intención de voto.

En esa misma encuesta, cuando les preguntaron ¿qué partido cree que ha gobernado mejor?, una vez más, la respuesta se empató con el 29% del PAN y 30% del PRI y sólo el 10% del PRD. Otro empate técnico, así que, seguro, por ahí andarán los resultados de julio y el partido en el poder, tendrá que seguir negociando para lograr sus metas.

jueves, 4 de junio de 2009

Otelo o la locura de los celos

El Universal, Kiosko, viernes 5 de junio, 2009.


Los celos, como no nos cabe la menor duda a los que lo hemos padecido, es una enfermedad y una maldición que trastoca nuestras vidas, desequilibra el alma, nos desquicia hasta la locura y para quien padece en extremo esa pasión, lo ha llevado a realizar cualquier clase de locura, incluyendo, la destrucción de lo que más queremos. No es broma. ¡Guárdate de los celos, mi buen señor! —le decía Yago al moro de Venencia—, pues los celos son un monstruo de ojos biliosos que se goza con la misma carne con la que se nutre. Feliz es el engañado que acepta su destino y desprecia a quien le robó su honra. Pero qué infortunio sufre aquel que ama y, sin embargo, sospecha, pues, quienes lo padecen son porque aman apasionadamente.

Así lo entendió Shakespeare cuando escribió Otelo, el moro de Venecia en 1607 y que es una de las grandes tragedias y uno de los tratados más completos que conocemos sobre esta enfermedad o pasión en la dramaturgia universal y que se complementa con los celos que padece Leontes en El cuento de invierno.

Ahora la podemos ver en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario, dirigida por Claudia Ríos en una versión en español de Alfredo Michel que garantiza se entienden los parlamentos y todo lo que implementa Yago (Carlos Corona) para vengarse del moro (Hernán Mendoza) su general, hasta que logra que se declare, antes de quitarse la vida, el más infeliz de los hombres, después de haber destruido a Desdémona (Ana de la Reguera) y que era lo que más quería.

Otelo estaba confundido y pensaba que lo había engañado porque su piel era negra o porque me falta el don de la conversación, como lo tienen los cortesanos; porque comencé a descender hasta el valle de mi vejez —aunque no soy tan viejo—, ella me traicionó, ella me abandonó. Que mi odio sea mi recompensa y ¡maldito el yugo de los esposos! Maldito el lazo que me ata a mi amada y deja en libertad sus apetitos —tal como lo dice en el tercer acto, cuando la curva de su vida ha empezado a descender, no sólo por el valle de su vejez, sino por el precipicio de su locura, cuando empezó a hacerle mella la locura, como sucede cuando se hace presente el caos.

Otelo había nombrado a Cassio (Alejandro Velis), un florentino que era experto en la aritmética, pero que jamás pisó un campo de batalla, ni sabe nada de estrategias ni de guerras, como lo acusaba Yago, pero que conocía a Desdémona cuando la pretendida el moro. Cassio era un joven que se sentía más cómodo entre las damas que entre los hombres y por eso no puedo enfrentar a Otelo cuando debía hacerlo, todo parece que su madre siempre había resuelto los conflictos con su padre.

Yago doblega al moro después de haber seducido a la hija del signior Brabantio, uno de los Consejeros del Dux. El moro lo había logrado mientras le narraba, una y otra vez, las aventuras de su vida con la que más de una vez hice llorar a Desdémona mientras le contaba las desventuras de mi juventud... y, al terminar, mi premio era todo un mundo de suspiros... y así fue cómo logré que me amara... esa fue la magia; esa la alquimia que usé” —como le explicó Otelo al Dux y a su furibundo suegro, quien luego le advierte, “cuídate de una mujer que ha engañado a su padre.

Temblamos de ver cómo se desploma un hombre que ha sido envenenado por los celos y especulamos si fue por su impotencia o por el homo-erotismo de Yago o por su complejos de inferioridad o por la discriminación que sufría. Mientras le damos la vuelta a la locura de los celos y, como en el espejo, vemos los efectos de esta pasión.

El turismo se reanima

El Informador, jueves 4 de junio, 2009.

El pasado fin de semana estuvimos en Guadalajara y, como turistas, fuimos testigos de las señales de alivio que expresaban los servidores de este sector, quienes comentaban cómo era que se estaba reactivando la vida después de la decena trágica.

Coincide con la campaña de Turismo que el gobierno federal lanzó para promover todos y cada uno de los lugares —paradisíaco— que, como decía aquel viejo anuncio de los sombreros Tardán cuando presumían en el radio que la gente los usaba de Sonora a Yucatán, bueno, estos otros peinan de Baja California y los Cabos a el Sureste de la península en Playa del Carmen o Cancún, para que empecemos a levantar los ánimos y se aleje la pesadumbre del desempleo y la quiebra, como en la que algunos servidores, más frágiles en su capital, han tenido que sufrir por la caída del turismo que, poco a poco, pisa tierra, aunque sean unas horas como los extranjeros de los cruceros que volvieron al Pacífico, Golfo y Caribe.

Guadalajara brilla como una estrella en este firmamento y ofrece, como es su tradición, la amabilidad de su gente, las tortas ahogadas para los crudos y su clima cálido, antes de las lluvias, que vienen junto con el recuerdo de haber estado ahí o como decía el poeta Jomí García Ascot:

Qué extrañeza estar hoy, de repente,
en medio de esta calle
bajo esa nube silenciosa y precisa.

Estar aquí, haber crecido
desde los vagos soles de la infancia
a contraluz de los rostros inclinados
diciendo un amor inmenso
hacia la oscura cueva
en donde íbamos siendo juntos al tiempo.

Estar aquí
después de tantos años transparentes
de puertos, de noches de sueño
en casas y otras casas
y alguna vez el campo que cantaba.

Estar aquí de olvido
estar de paso, estar entre dos cosas
en medio de esta calle sin recuerdos,
sencillamente aquí
y no en otra parte.


Y así, entrever que se está reactivando la vida y, para los que sobrevivimos la crisis o creemos que la hemos librado, vuelve la esperanza, el buen humor y la seguridad de que todo estará mejor que antes un día de estos, sí, un día de estos.

Por lo pronto, antes de que se declare el verano en plenitud y empiecen las vacaciones, con esas temporadas en Chapala cuando disfrutábamos que las muchachas se entreveraban en el pelo la flor de jacalasúchil, cuyo olor nos invadía —o nos invade todavía—, el alma, provocando serios impulsos amorosos de manera incontenible.

Se está reactivando la economía y el espíritu optimista que nos domina a algunos, hace que nos asomemos detrás de las sombras e imaginemos que pronto, sí, que a la vuelta del año, estaremos una vez más corriendo de un lado para el otro, con buenos ánimos para enfrentar todo lo que se venga encima.

martes, 2 de junio de 2009

México sediento

El Informador, martes 2 de junio, 2009.

Así fue como tituló Francisco Martín Moreno (Joaquín Mortiz, 2003), esa novela que no he podido terminar porque el panorama que pinta es, en verdad, escalofriante, pero, ahora que empieza uno a ver que esa fantasía —o parte de ella—, se convierte en realidad, como son las restricciones de agua los fines de semana, no tanto la revuelta que sugiere, como si cada siglo nos tocara una a fuerzas: 1810, la Independencia; 1910, la revolución por la no reelección y ahora en el 2010 por la sequía, donde se agotaría el pacto federal mantenido hasta la fecha, cuando los campesinos y los habitantes de las metrópolis luchan a muerte para tener el líquido vital.

Con la noticia que circuló la semana pasada, relacionada a los recortes de agua por el sistema Cutzamala en un 25% del suministro de agua potable los fines de semana por tiempo indefinido tanto en el estado de México como en el Distrito Federal, nos empezamos a poner un poco nerviosos.

El problema del agua empieza a ser una realidad en lo urbano y en el campo, con situaciones complejas: mucho agua en Veracruz y sequía mortal en Tabasco, aunque sabemos que se trata de la cola de la temporada de secas y que las aguas y los ciclones que la mueven, apenas si empiezan a amenazan formarse para caer. Suponemos que estas se aprovechan, por lo menos, en las presas, cuyos niveles están a menos de la mitad de su capacidad por la falta de lluvia. Por eso, la capacidad del sistema Cutzamala, que abastece a diez delegaciones del Distrito Federal y trece municipios del Estado de México, está en su límite.

La decisión de reducir la entrada de agua los fines de semana —desde el viernes a las 20:00 horas hasta el domingo a esa misma hora— fue justo por el estado de las presas y el pronóstico de lluvias.

Aunque es la novela se exageran como nos parece que lo hace, bien sabemos que si se oye el río, es que lleva agua. Por eso aclara por ahí que la gente cree que hay agua como aire y se equivoca: la contaminación de las aguas potables por la concentración de sólidos es alarmante. Está faltando el agua y la que va quedando se va envenenando. Hay pozos que sólo sacan lodo: se van secando, y mientras menos útiles son, más echamos mano de otras cuencas que a su vez también se van secando y van dejando de ser útiles... el Lerma como uno de los grandes drenajes del país, porque a lo largo de su curso las industrias arrojan su desechos altamente contaminantes... ¿Sabes cuántos millones de litros de fertilizantes tóxicos recoge de los campos?

Ahora que sufrimos el recorte del Cutzamala, nos planteamos seriamente: ¿cuándo podremos darle la vuelta a esto que se ve venir y que seamos capaces de tomar las medidas para hacer e invertir en lo que tengamos que hacer para remediarlo? Tal vez habría que empezar ahora mismo.