viernes, 26 de octubre de 2012

Los celos destructores


EL INFORMADOR, Tertulia del sábado 27 de octubre, 2012.
Johan Botha en el Otelo de Verdi producido por el MET de Nueva York.
Los celos son una enfermedad que destruye a las víctimas que dicen haber amado, como a los victimarios. Los celos se van asentando en el cuerpo como la cicuta que los paraliza antes de envenenar el alma. Los celos, cuando no se pueden evitar, atacan en cualquier momento con un pequeño cambio en el tono de voz o con ese gesto que hace cuando desvía la mirada como si no pasara nada.

Los celos se trepan y enraízan cuando descubren que han perdido eso que les regalamos y que estaba cargado de simbolismo, como el anillo de compromiso o ese pañuelo bordado de la familia.

Los celos se alimentan de los complejos y de nuestras carencias para carcomer a esos que lo padecen, hasta dejar por los suelos la pura carcaza.

Los celos avanzan como las hormigas en el jardín y acaban con las hojas hasta llenarlas de agujeros y cuando atacan en marabunta, se alimentan por las dudas que ha sembrado aquel que se dice amigo que sólo desea vengarse por la maldita envidia que es como la gasolina de la molotov que prepara.

“La causa, la causa”, puede repetirla el victimario antes de acabar con la víctima: “la causa”, sí, y luego, la culpa violenta pero en sentido contrario, después de haber destruido lo que más queremos hasta despertar de la pesadilla y reconocer que todo fue una mentira.

El envidioso siembra dudas improvisando y cuando tiene la ocasión siembra esas semillas mortíferas al garete para que crezcan por fuerza de la naturaleza con más vigor que las plagas allí donde sólo crece la maleza hasta que cubre todo y deja a su víctima sin respirar.

Riega todo el tiempo su parcela y lo que para la víctima es un hecho sin importancia, para el enfermo de celos, es la gota que derrama al vaso para que ya no pueda ver más allá de su horizonte de perros —como decía Lorca—, tan cierto como la muerte.

Duele ver esto cuando nos acordamos del General en el apogeo de su vida y cuando ella no podía despegar la mirada, enamorada como estaba, sólo de imaginar las peripecias que escuchaba cuando el moro de Venecia platicaba su vida diciendo que su padre lo quería y por eso... me invitaba seguido y me preguntaba sobre la historia de mi vida: de las batallas, sitios y peligros que he pasado. Yo le contaba todo desde mis años de infancia hasta el momento mismo en que me ordenó contárselo. Y hube de hablar de lances desastrosos, de accidentes conmovedores por mar y tierra… y Desdémona se inclinaba hacia mí al oír esto, y si los quehaceres de la casa la apartaban de ahí, los despachaba como podía para regresar y que sus ávidos oídos siguieran devorando mi discurso

Hoy mismo a las 12:00 horas, Otelo de Verdi en directo desde el MET de Nueva York.

¡A sufrir se ha dicho!

miércoles, 24 de octubre de 2012

A un clic del Shakespeare World Festival


INFOSEL, Crónica cultural para el jueves 25 de octubre, 2012.
Romeo y Julieta, obra que presentó el Grupo Galpao de Portugal.
En abril de este año, previo a las Olimpíadas de Londres del 2012, empezó el Shakespeare World Festival después que los organizadores invitaron a treinta y seis países para que cada uno de ellos pusieran en escena una obra de Shakespeare que se presentaría, entre otros teatros y ciudades, en El Globo de esa ciudad.

Un hecho insólito que habla de varias cosas, entre ellas, de la vigencia de las obras de este dramaturgo isabelino, así como, de su presencia en todo el mundo. Nos quedamos con la boca abierta con ese proyecto y con las ganas de haber estado en Londres toda la primavera para ver la puesta en escena de esas treinta y seis obras.

México, si se recuerdan, llevó la versión de Enrique IV, Primera Parte en donde conocemos a Sir John Falstaff, uno de los más grandes personajes que se han creado para el teatro que, sin duda, produce toda clase de sentimientos encontrados: como el amor y el rechazo; el buen humor y la ironía o cinismo; su hablar con la verdad aunque les pese a los demás y, al mismo tiempo, aceptar con naturalidad sobornos como los que le ofrecen para que no se lleve de los hijos en la leva que hace para el ejército de Enrique IV y que sean «carne de cañón» y, al mismo tiempo, se pregunta qué es el honor que es lo que tiene que es la principal causa con la que sostienen esas carnicerías.

Bueno, pues la buena noticia o, mejor dicho, la magnífica noticia es que podemos verlas en la red en el sitio llamado The Space y mágicamente, a un clic de distancia, tal como es el mundo virtual en este siglo XXI, podemos verlas como si estuviéramos parados entre los «mosqueteros» de El Globo y, en algunos casos, hasta bajo la lluvia, como sucedió en la puesta en escena de Medida por medida con el teatro Vakhtangov de Moscú en donde enfatizan la impotencia y la furia de la joven Isabella, la novicia y hermana de Claudio, condenado a muerte en esta obra, que es un tratado, entre otras cosas, sobre el abuso del poder con un quinto acto sorprendente que sintetiza el dolor de esa joven impotente objeto sexual sin que pueda hacer algo al respecto.

No puedo más que asombrarme que podamos ver todas y cada una de ellas con las diferentes compañías del mundo en su idioma y, la mayoría, con subtítulos en inglés, para disfrutar desde nuestra pantalla Medida por medida o la versión coreana del Sueño de una noche de verano, convertida en parodia por la compañía Yohangza de ese país, para niños, con personajes como títeres que se persiguen y se dan de nalgadas y se tropiezan unos sobre los otros.

Hay dos versiones de Romeo y Julieta: una brillante, con el Grupo Galpao de Portugal que es un largo fado cantado por y para los enamorados mientras nos van contando su tragedia acompañados por la música con una puesta original, festiva, en donde combinan sus artes circenses con un poco de gimnasia y un buen humor despiadado en algunos de sus personajes para también escuchar los sonetos a Julieta en portugués (ese idioma que, según tía Luisita, era «como el español deshuesado»), con una escenografía original y eficiente para el transporte de la Nana que tiene que ir de un lado para el otro. Y otra, negra como es la de la Compañía de Teatro de Badgad, tremenda aunque sólo podemos ver un tráiler en un Irak destruido entre los Sunni y los Shía que se matan dejando a la población exhausta.

El mercader de Venecia la presenta el Teatro Nacional Habima de Israel, felices de estar en El Globo como el resto, nos dejan claro desde el inicio de qué lado van a estar en el juicio de Shylock entre los mercaderes y el judío y su deseo de venganza entre las garras de los abogados (Porcia disfrazada de litigante). Una versión que, de otra manera, nunca en la vida hubiéramos podido ver y disfrutar.

sábado, 20 de octubre de 2012

Cómo (y por qué) tomarse un tiempo


EL INFORMADOR, Tertulia del sábado 20 de octubre, 2012.

Marcel Proust (1871-1922).
Hay algo que cuidamos con esmero y ese algo es el tiempo, por eso, si nos proponen algo que no nos gusta o nos da flojera decimos que “no tenemos tiempo” cuando, en realidad, lo que queremos decir es que eso “no nos interesa” tanto como para dedicarle un poco o un mucho de ese tiempo que dicen que vale oro y, si somos avaros, no deseamos desperdiciarlo perdiéndolo aunque luego extrañemos la dicha inicua de hacerlo aunque perdiéramos un poco de oro.

Tal vez por esto, dedicarle un buen tiempo para leer una obra extensa como Guerra y Paz de Tolstoi o En busca del tiempo perdido de Proust, sólo lo haríamos si estamos enfermos —y sin temperatura— o cuando ya no tenemos nada más que hacer. Pero hacerlo en nuestros cinco sentidos parece una ociosidad.

Más que una pérdida de tiempo es todo lo contrario: un tiempo que dedicamos a cultivar el jardín (interior) el más bello del mundo, para que un día cosechemos lo que sembramos. La obra de Proust puede ser una exageración pero tardamos en reconocer que es una joya que vale su peso en oro.

Todo lo queremos leer de manera resumida, Por eso del periódico leemos el título y su balazo o pies de foto, para pasar a la siguiente noticia y ahora, las nuevas generaciones sólo leen sus mensajes o cuando mucho las 140 palabras de twitter aunque sí saben que varias de las obras de literatura han sido inspiradas en esas notas rojas de la prensa, como lo hizo Flaubert para escribir la vida de Madame Bovary y Tolstoi Ana Karenina.

Tenía razón Jeanne Clemence Weil, la mamá a Marcel Proust cuando le reclamaba la manera escueta con la que le contaba cómo le había ido en alguna parte: No vayas tan de prisa le decía y como su hijito le hizo caso, aprendió a jalar el hilo de la madeja con mucho cuidado y llegó a narrar las cosas que le pasaban por la cabeza tan en detalle que llegó a crear otra realidad con puras palabras, colocando los trapitos al Sol de tal manera que desaparecían los sujetos para que pudiéramos navegar en el mundo de lo que recordamos e imaginamos para quejarnos de cómo es pero la realidad de lo que imaginábamos y así dejar que el tiempo pase de largo, como le dijo Kent, el fiel amigo del rey Lear, al joven Edgar para que no tratara de despertarlo (aunque ya estaba muerto): ¡Déjalo, no molestes a su espíritu! ¡Deja que pase de largo!

Marcel le hizo caso a Jeanne y hasta ahora es el campeón de la narración pausada, extensa, circular y laberíntica que profundiza con palabras en los sentimientos y recuerdos que, de pronto los reconocemos y por eso nos dan ganas de que no nos molesten y nos dejen pasar de largo.


jueves, 18 de octubre de 2012

Joyas y reliquias culturales del mundo


INFOSEL, Crónica cultural del jueves 18 de octubre, 2012.

Theatrum orbis terrarurm publicado en 1570
Más que una novedad es un buen descubrimiento de estas joyas y reliquias culturales que tenemos a la mano, como es el Teatro del mundo del erudito y geógrafo flamenco Abraham Ortelius (1527-1598) quien publicó la primera edición de esta obra o Theatrum orbis terrarum en 1570 «con cincuenta y tres mapas (cada uno con un comentario detallado) para ser considerado el primer atlas en el sentido moderno: una colección de hojas uniformes con mapas y textos unidos para formar un libro para el cual se grabaron específicamente varias planchas de cobre. Aunque no se sabe quién grabó e imprimió los mapas, se sabe que para la impresión de las partes tipográficas del atlas, Ortelius encargó a una serie de impresores en Amberes.»

Esta es la Biblioteca Digital Mundial (www.wdl.org) en donde han digitalizado más de mil de estas joyas bibliográficas como es el publicado en 1649 como Gran milagro de la aparición de reina de los cielos, Santa María nuestra querida madre de Guadalupe, cerca de la gran Ciudad de México en el lugar llamado Tepeyácac en donde leemos la introducción escrita en el original que aclara quién fue el (verdadero) autor de esta crónica: 

La Historia no la Escribió el B. Luis Lazo dela Vega que no lo sacó a la Luz; Ay bastante fundamento para Creer que fue su Autor Dn. Anto Valeriano Indio del Pueblo de Azcapotzalco, de los primeros colegios Indios que ubo en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, Maestro del P. Torquemada en la Lengua Mexicana, el qual D. Anto Murió en el año de 1605 (a los) setenta y cuatro años Después de la Aparición de N. Sña., que es mas regular ya ubiera nacido el año de 1531, y tener mui claras noticias de el Suseso, y también pudo ser que quando la Aparición ya tuviera Uso de razón. Se presume que fue Escrita por los años de 1555 a 1560… 

Así nos enteramos de estas noticias y crónicas sobre la aparición de la virgen de Guadalupe tal como fue publicado en 1649 por la imprenta de Juan Ruyz, uno más de los libros o más bien de joyas y reliquias culturales, como esas que han digitalizado de varias bibliotecas del mundo en un proyecto que la UNESCO ha impulsado desde hace años y que finalmente tenemos acceso a través de Internet a esta  Biblioteca Digital Mundial que está a nuestro alcance sin mayores trámites ni registros, entre mil y pico de libros con valor patrimonial digitalizados desde diferentes continentes para satisfacer nuestra curiosidad.

Hay mapas como el de C. Smith & Son que nos muestra «un Londres expandido más allá de su centro original a lo largo del río Támesis, abarcando nuevos municipios en todas las direcciones. Las diferentes divisiones de la ciudad están señaladas con colores. Charles Smith era un vendedor de mapas y globos terráqueos que se estableció en el (número) 172 de (la calle de) Strand alrededor de 1800, especializándose en mapas y atlas de Inglaterra. Más tarde, su hijo se hizo cargo del negocio, que continuó hasta bien entrado el siglo XX.»

O los primeros mapas de América dibujados en 1562 por Diego Gutiérrez para el rey de España, así como, otros tesoros que incluyen el «Hyakumanto Darani», documento en japonés publicado en 764 d.C., considerado el primer texto impreso de la historia o los trabajos árabes y el origen del álgebra, o los huesos utilizados como oráculos y estelas chinas o la Biblia de Gutenberg y fotos antiguas seleccionadas de la Biblioteca Nacional de Brasil.

La BDM tiene 1,200 libros en donde podemos revisar lo que un día soñamos conocer y hojear. ¡Increíble, pero cierto!

jueves, 11 de octubre de 2012

El elixir de amor que falta nos hace


INFOSEL, Crónica cultural del jueves 11 de octubre, 2012.
Ana Nebtrenko y Ambrosio Maestri en El elixir de amor de Donizetti.
Se trata del efecto placebo, es decir, de ese fenómeno psico-fisiológico en el que los síntomas del paciente mejoran con el tratamiento de una sustancia que no tiene efectos directos, como puede ser que tomen un poco de agua con azúcar o un poco de vino de Burdeos. Los expertos dicen que hay una parte situada en el cerebro que hace que el paciente reaccione como si hubiese recibido el medicamento que necesitaba, mejorando de inmediato y sin quejarse más de sus padecimientos.

Seguramente ya lo sabía Gaetano Donizetti (1797-1848) cuando se lanzó a componer una ópera cómica en un muy corto tiempo (algo así como dos semanas), para ser estrenada en el Teatro della Canobbiana de Milán en mayo de 1832 a la que le llamó El elixir de amor basada en un libreto que Felice Romani que lo adaptó del que había escrito Eugenio Scribe y que, a su vez, estaba inspirado en Il filtro de Silvio Malaperta, traducido al francés por el maestro Stendhal. Producto de esta cadena de plagios, copias y versiones, cada una de ellas con su propia perspectiva y enfoques parecidos en el humor como ese que se estila en la ópera de Donizetti que resultó ser la versión que ha sobrevivido, tal vez porque pasó por las manos de un experto que supo componer, entre otras cosas, una aria que es inolvidable y que seguro, alguna vez, la ha cantado en la regadera esa que empieza diciendo: una furtiva lágrima / que de sus ojos brotó / cuando parece que envidió / a las alegres jóvenes… cantada por el ingenuo Nemorino —en la octava escena del segundo acto—, después que ha bebido el elixir que le ha comprado al doctor Dulcamara que lo vende para que pueda así conquistar el corazón de Adina, la bella y rica terrateniente del pueblo.

Desesperado de no tener la respuesta de ella y creer que se burla de sus intentos, está seguro que con otra pócima más si que lo logrará. Sin un quinto, se entera que Adina ha anunciado su compromiso con el sargento Belcore. Entonces, Nemorino decidido se inscribe como soldado en el regimiento de su rival para ganar algo de dinero y poder comprar otra botella del elixir.

Mientras, las muchachas del pueblo se enteran que ha muerto el tío de Nemerino y que le ha heredado una fortuna a su sobrino. Por eso ellas lo festejan y lo rodean pues ya saben que es un buen partido, mientras que Nemerino cree ver en Adina que le sale una lágrima y se imagina que está llorando por envidia a las muchachas que lo rodean.

Una furtiva lágrima… es lo que cree haber visto en los ojos de Adina tal como ven los enamorados sólo lo que les conviene. Convencido de que no lo ama, porque cada quien entiende lo que quiere entender, se va estructurando el final (feliz) que ya podemos imaginarnos: el sargento los ve que se abrazan y decide abandonar a Adina, pues sabe que en este mundo… hay muchas otras mujeres de donde escoger.

El doctor Dulcamara se asoma por la ventana y, como buen vendedor de ilusiones, dice que esos dos se abrazan y se aman por los efectos del elixir. Con eso, las doncellas se arremolinan para comprar su botellita pues, bien sabemos que todos que, en un momento dado, necesitamos de una ilusión para lograr nuestros deseos. Tal vez por eso, al terminar la transmisión de esta ópera que pasan en vivo y en directo desde el MET de Nueva York este sábado 13 de octubre a las 12:00 horas en las pantallas del Auditorio Nacional de la ciudad de México, en las del Teatro Diana de Guadalajara; en las del Auditorio de Monterrey y del teatro Alcalá de Oaxaca, estamos haciendo cola para comprar otro elixir para ver si así somos amados por nuestra propia Adina.